Los recursos de un país los debe administrar el Estado no las empresas privadas: Toharia

Los recursos de un país los debe administrar el Estado no las empresas privadas: Toharia

El divulgador científico Manuel Toharia, advirtió que el modelo de generación y consumo de energía que prevalece en el mundo solo generará el empobrecimiento de las clases medias y medidas bajas en países ricos, así como mayor pauperización de la gente pobre y los trabajadores en las naciones de mediana riqueza o que se encuentran en pobreza.

El exdirector del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia, dictó este mediodía desde esa ciudad española una conferencia virtual titulada ¿Cambió climático catastrófico? Sí, pero…, a invitación del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales de la Universidad Autónoma de Puebla (Cupreder).

En su exposición, que puede ser consultada en la página de Facebook del Cupreder, el físico especializado en Física del Cosmos y que es autor de varios libros, explicó la polémica posición que ha sostenido desde la última década del siglo pasado acerca del Cambio Climático y el uso político y económico que a ese tema le han dado lo mismo gobiernos que corporaciones transnacionales.

- Anuncio -

“La esencia del problema del cambio climático no es el cambio climático, sino que es éste fenómeno una consecuencia de un problema mucho más amplio, que es el mundo desarrollado que lo ha hecho, El desarrollo, que es asombroso desde muchos puntos de vista, lo ha conseguido a base de una serie de impactos sobre el entorno ambiental: aire, agua, suelo, lo que sea, impactos que están siendo de tal calibre que hoy por hoy la situación ya no es sostenible, y de ahí deriva toda la moda actual de hablar de sostenibilidad. Pero, claro, cuando los economistas sobre todo capitalistas, hablan de sostenibilidad, lo que quieren decir en realidad es que el desarrollo que implica constantes crecimientos se mantenga corrigiendo un poco algunas cosas, y no es eso, la sostenibilidad implica que sea ambientalmente viable, es decir, que nuestros impactos sean asumibles con el entorno. Si no lo son, entonces esto no es sostenible”, aseveró.

Aunque admitió que la emisión de gases contaminantes producto de la combustión de máquinas incide en el calentamiento global, sostuvo que, en sentido estricto, la ciencia cuenta con pocos datos y con una medición de años muy corto de estudios, para aseverar que el llamado Cambio Climático es resultado directo de la actividad humana, pues el fenómeno puede deberse en realidad a los procesos naturales de un planeta con una edad de más de 4 mil 500 millones de años y que tiene sus propias transformaciones desde antes que la humanidad apareciera.

Advirtió, como ejemplo, que hay boyas para medir el comportamiento de los océanos y su eventual aumento de nivel, pero que dichas estaciones de monitoreo no son suficientes para obtener datos contundentes sino que ni siquiera están distribuidas con un enfoque racional en todos los mares.

Por otro lado, abundó, instrumentos de medición mucho más precisa como los satélites, que registran la temperatura de la tierra en capas, incluyendo a los mares, no llevan siendo utilizados ni 50 años, por lo que su rango temporal de registros es muy corto como para generar hipótesis contundentes.

Mencionó además, otros elementos que ni siquiera están siendo considerados en la ecuación para presumir un cambio climático, como el vapor de agua:

Los recursos de un país los debe administrar el Estado no las empresas privadas: Toharia

“Hoy día, el mundo entero tiene casi 8 mil 0millones de habitantes. El 80 por ciento de la energía todavía se obtiene quemando carbón, petróleo y gas natural que emite el CO2. Es evidente que ese aumento (del calentamiento global) no puede deberse más que a esto, claro el CO2 es un gas de efecto invernadero, aunque es menos potente que el agua, o participa menos en el conjunto de efecto invernadero terrestre. Sin embargo, vemos que está subiendo el tema, ¡es que no sabemos nada del vapor de agua!, porque claro hay un vapor de agua natural que está en el agua del mar y en la atmósfera y en los ríos y en las plantas y en los humanos, bueno el vapor de agua, globalmente hablando del agua, tiene fase líquida, tiene fase sólida, el hielo y también tiene una fase gaseosa: el vapor de agua.

Y cuestionó: ¿cuánto del vapor de agua que ha aumentado (…) procede de los hidrocarburos ahí en la atmósfera y cuánto se queda en forma de gas?, ¿cuánto se convierte en agua?, ¿cuánto se convierte en hielo?, ese balance lo desconocemos totalmente”. Hay muchas cosas que no sabemos, una de ellas, seguramente muy importante, no sabemos el balance del vapor de agua. En la duda, hay investigadores que tienden a simplificar su trabajo y además no sabemos hacerlo mejor. Los matemáticos son estadísticos de muy alto nivel, puede que de clima entiendan un poco menos, pero lo importante es que logran simplificar y asumir pues una serie de parametrizaciones, en este caso en concreto, bueno pues el vapor de agua suponemos que se compensa cuando hay más vapor de agua en la atmósfera, como gas hay más condensación por lo tanto habrá más nubes, sí hay más nubes y hay más sombra, pero también habrá más lluvia. Si hay más lluvia…¡bueno en el fondo no lo sabemos!”.

El núcleo del problema

Toharia considera que el núcleo del problema se encuentra en la explosión demográfica que se ha acelerado a nivel mundial a partir del siglo XVIII y al ineficiente uso de las energías de carbón, fósiles e incluso de las llamadas alternativas, como la eólica y solar.

Su tesis principal es que la explotación de energías basadas en fósiles como el petróleo o el carbón, con máquinas de combustión que no son los suficientemente eficientes, contribuyen a la generación de gases que provocan el efecto invernadero. Sin embargo, alertó que, hasta ahora, las energías alternativas tampoco han resultado ser una solución definitiva, sobre todo por su alto costo y puso como ejemplo las energías solares y eólicas, de las cuales actualmente solo se puede aprovechar solo el 25 por ciento de lo que se genera, lo que incide en precios altos de consumo que solo pueden pagar los pudientes.

“El coste de la electricidad en España claro que es más cara y cada vez será más, porque pagamos la multa del CO2 y además pagamos por una tarifa en la que el gas natural juega un papel muy importante y es lo más caro, mucho más caro que la energía hidroeléctrica o incluso que la nuclear. En Europa pasa un cuento de lo mismo: Alemania depende de un 80 por ciento de su electricidad de Rusia, pero los conflictos que hay en Crimea, en Ucrania y el gasoducto pasa por ahí pues de repente hace que Austria y Alemania estén asustados ante un apagón total por falta de gas ruso, que no les llegaría la cantidad que necesitan”, explicó.

Añadió: “Y luego, por otra parte, está naturalmente la electricidad, que es la que ilumina los hogares y lo que supone el balance general de energía consumida en el mundo. La electricidad no existe, hay que crearla. ¿Cómo se crea?, se crea básicamente en centrales que queman combustibles fósiles, pero cada vez más tenemos centrales eólicas, solares, otras que vendrán, pero las centrales eólicas son muy importantes, es verdad que no son cero emisores de CO2, porque construir esas centrales, trasportarlas y tanto de esto emite CO2, pero podrían permitirnos tener electricidad, a veces de sobra, que no consumiríamos en la red pero podríamos utilizar para generar hidrógeno y utilizar combustible a base de hidrógeno o combustible como pilar hidrógeno para los coches o simplemente para la electricidad de cargar las baterías de los coches eléctricos de noche, que es cuando menos electricidad se consume. No sé, el mundo ya está pensando en estas soluciones, no son la solución, es una buena parte de la solución”.

En otra parte de su exposición, Toharia pronosticó: “Todo este proceso va a acabar en un empobrecimiento de las clases medias y medias bajas en los países ricos y de las clases pobres y trabajadores en los países medio ricos o pobres. Entonces, globalmente hablando es lo más antisocial que se ha hecho nunca, estamos fomentando una especie de capitalismo aplastador, sin preverlo, de las clases más desfavorecidas del mundo. Vamos hacia un mundo muy numeroso y en lugar de menos pobre, más pobre, no los ricos eh, ni los medio ricos, de la mitad para abajo”.

En esa lógica, a pregunta de la Doctora Ana Lillian Martin Del Pozzo, investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma México (UNAM) sobre la explotación y administración de los recursos naturales del país que permiten normas como la ley minera, Toharia se pronunció a favor de que sea el Estado y no las empresas quienes tengan a su cargo ambas tareas y explicó:

“El problema de los recursos de cada país, es un problema del gobierno de cada país, que además es cambiante. Que aquí en España hemos tenido fluctuaciones de la izquierda, la derecha y políticas opuestas, en el tema energético y en el tema de minería, por ejemplo, en este tipo de cuestiones, y México lo mismo. Entonces, claro, eso respecto al tema global, del cambio global de la estrategia mundial de tal, pues es poco, es pequeño, pero es lo que importa, porque es lo que importa a la sociedad en la que uno está inmerso”.

Y abundó:“Yo sería en este aspecto muy socialista, en el sentido más noble de la palabra, es decir, los recursos públicos tienen que ser gestionados por empresas públicas, estatales, no por empresas privadas. Lo que pasa es que ahí chocas con el ambiente, entre comillas, capitalista, que insisto en esta palabra, porque hay que recuperarla, que es la de las empresas privadas y el lucro, ¿por qué?, porque se supone que las empresas privadas van a dar empleo y el paro es el gran fantasma, en España lo es, en México lo es, en muchos sitios, en los países que están creciendo muy de prisa o que crecen y que somos ya un nivel de riqueza suficiente”.

Luego, advirtió: “el paro es un gran enemigo, entonces las empresas dan empleo, bueno, las empresas públicas también, ah, no, (dicen) las empresas públicas están mal gestionadas porque los gobiernos son corruptos, ¿y las empresas privadas no son corruptas?…también, cuando pueden corrompen a otros o los meten a sus Consejos de Administración; como hacen con muchos políticos que dejan la política”.

Y remató: “Qué se hacer conlos recursos que tenemos, pues tenemos que explotarlos, explotarlos a través de una empresa pública, gestionada por personas capaces, con buenos funcionarios y honestos. Que está la corrupción metida hasta el interior de la administración pública, sí, y no solo en México, en Estados Unidos,que hay corrupción a tope y en México igual. Aún así los beneficios, al menos de lo que se lleve el corrupto para su bolsillo, los beneficios serán para el Estado, no para una empresa privada”.

- Anuncio -
Etiquetas: