Las fotos que se realizarán en las comisarías para el nuevo DNI dejarán sin trabajo a miles de autónomos

Las fotos que se realizarán en las comisarías para el nuevo DNI dejarán sin trabajo a miles de autónomos

A partir del próximo 1 de agosto, España pondrá en marcha un nuevo DNI (Documento Nacional de Identidad). Para la realización del nuevo identificativo, el Gobierno planea que las fotografías sean realizadas en las comisarias. Una decisión que pondría en peligro la actividad de miles de pequeños estudios de fotografía, que necesitan de estas fotos para sobrevivir en el mercado.

El cambio se produce por la entrada en vigor del reglamento 2918/1157 de la Unión Europeo, que obliga a los estados miembros a compartir una serie de características comunes en sus documentos identificativos. España ya está trabajando en ese nuevo DNI, que estará en inglés y español, que integrará un microchip para almacenar fotos, la firma y las huellas dactilares del propietario, entre otros aspectos. Y si no cambian los planes del Ejecutivo, el nuevo DNI también podría “mandar al cierre a cientos de negocios” dijo el presidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y de la Imagen (FEPFI), José Luís Pozo.

Según Pozo, el negocio de las fotos de carnet para hacerse el DNI mueve al año unos 45 millones de euros y supone para muchos establecimiento entre el 60% y 70% de sus ingresos. “Y justo nos lo van a quitar cuando más los necesitamos para sobrevivir”, apuntó el presidente de FEPFI.

Se van a perder negocios

Durante la emergencia sanitaria, las tiendas de fotografía sólo han podido obtener ingresos única y exclusivamente de las fotos de carnet que realizaban para actualizar los DNI. “El resto de nuestras ganancias no han sido posibles, puesto que no se han podido celebrar eventos -bodas, bautizos y comuniones – por elCovid-19” explicó Pozo. Que además incidió en que con cambio tampoco se propiciaba un ahorro para las familias, pues el coste de las fotos de carnet varía entre los 5 euros y 10 euros. “Sólo va a suponer una pérdida de actividad” dijo.

En este sentido, el secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), José Luis Perea, comentó que “el goteo diario de tres o cuatro fotos de carnet permite tener abierto los estudios, más cuando los reportajes y actos sociales, bodas, comuniones y demás han caído por la pandemia”. A su modo de ver, los estudios de fotografía se enfrentan a “un claro ejemplo de intrusismo en el que un funcionario de turno hace las fotos en la comisaria, cuando desconoce los estándares de calidad que necesitan este tipo de fotos”.

70 años de colaboración echados por tierra

 Las fotos que se realizarán en las comisarías para el nuevo DNI dejarán sin trabajo a miles de autónomos

Para los estudios de fotografía, incluidos aquellos que tienen fotomatones instalados en zonas públicas -como el metro o un centro comercial -, la noticia sobre la implantación del nuevo DNI ha caído como un jarro de aguar fría. La actividad esperaba cambios con la entrada en vigor del nuevo modelo, pero no el fin de las fotos de carnet y para muchos el de su negocio.

“El sector fotográfico lleva más de 70 años realizando las fotografías de los documentos oficiales. Para ello ha tenido que adaptarse, abriendo tiendas más cercanas de las comisarias, adquiriendo nuevos equipos para poder cumplir con los más de 7 millones de fotografías de DNI que se realizan al año. Y así, de un día para otro, prescinden de nosotros y dejamos de ser necesarios. Y toda la inversión realizada ya no sirve de nada” denunció el presidente de FEPFI.

Uno de los aspectos que más les molesta a estos negocios, mayoritariamente en manos de trabajadores autónomos, es que el Gobierno no les haya tenido en cuenta para buscar una solución. Según el presidente de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Castilla-La Mancha, David Torres, “son muchos los países europeos que también se han adaptado a la normativa y que han seguido contando con sus estudios de fotografía nacionales”. En concreto, Torres comentó el caso de Alemania que estaría planeando que todas la fotografía fuesen digitales, pero que se hicieran en los estudios y que fuesen ellos mismos los que se encargasen de enviarlas. O Austria que sólo permite la realización de fotos en establecimientos de carnet.

Quieren hablar con el Gobierno

A raíz de las soluciones que han dado algunos vecinos europeos a la realización del nuevo DNI, los estudios de fotografía están intentando ponerse en contacto con el Ejecutivo. “Estamos solicitando que se reúna con nosotros” adelantó el presidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y de la Imagen (FEPFI), José Luís Pozo.

Según explicó quieren proponerle que, como ya hicieron y demostraron en otros momentos, los estudios pueden adaptarse a las necesidades del Gobierno. “España tiene que contar con el sector, al igual que han hecho otros países como Francia o Alemania. Nosotros podríamos captar la imagen, subirla al servidor que nos indique el Ejecutivo y seguir dándole una imagen en papel al cliente, dado que para ellos sigue siendo importante” explicó Pozo.

Se va a perder la costumbre de llevar una foto en la cartera

Según explicaron ambos presidentes, aunque las fotografías de carnet tenga un uso útil para el Gobierno y no signifiquen nada más que la identificación gráfica de persona, para los ciudadanos éstas son mucho más. “Cuando sobran fotos de carnet es habitual darlas, y llevarlas en la cartera como recuerdo de esa persona” comentó David Torres, presidente de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Castilla-La Mancha. Que puso en valor la importancia de las fotos de carnet para muchos ciudadanos.

“Aunque pueda parecer una simple foto, esta es importante para mucha gente y se empeñan en salir bien. Nosotros estamos acostumbrados a tranquilizar en el estudio a las personas para que se sientan cómodas y salgan favorecedoras. También con niños o con personas que tienen problemas motores o algún tipo de discapacidad. Es ahí donde se nota la profesionalidad” dijo Torres. Que habló de las dificultades que supone hacer fotos de cerca sin brillos o a personas con gafas y que no salgan los reflejos.

Una actividad de la España Vaciada

Mientras que el Gobierno pone en marcha medidas para salvar a la llamada España Vaciada, también toma decisiones que van en detrimento de ella. Así lo ve el presidente de FEPFI, José Luís Pozo, que aseguró que con la decisión se está perjudicando a una actividad que se encuentra en casi todo los pueblos de España. “Se está atacando a los negocios de barrio, que son los que dan vida a las calles, a los pueblos y a las ciudades”.

A su juicio, el coste de no hacer las fotos de carnet para el DNI va a ser mucho mayor para el sector. “No sólo es la pérdida de la venta de la foto en sí, sino que perdemos mucho más, puesto que cuando alguien viene a nuestros establecimientos para hacerse las fotos para el DNI, el fotógrafo aprovecha para enseñar su trabajo, mostrar de lo qué es capaz y conseguir más ventas” explicó López, que señaló que no sólo se pierden las fotos de carnet, sino las ventas cruzadas, por lo que así les va a ser muy difícil continuar abiertos.

Etiquetas: